Cartagena Negra

Cartagena Negra

sábado, 5 de diciembre de 2015

EL SILENCIO DEL PANTANO - JUANJO BRAULIO

Emerger del barro

          Las cañas siempre se han caracterizado por sobrevivir casi en cualquier entorno, resistir los embates del viento y alimentarse del lodo más inmundo, fagocitando todo lo que crece a su alrededor, de ahí que Juanjo Braulio las utilice como referente metafórico de los que gobiernan en todo momento porque poseen el poder, el dinero, los mismos que se adueñaron de Valencia a golpe de ladrillo y billetera. La propia ciudad, cuna de una de las mayores corrupciones del país, aparece como un inmenso pantano cuyos efluvios asquean al más pintado.

          En ese entorno encontramos a un brigada de la Guardia Civil que oculta su condición de homosexual casi tanto como su licenciatura en Historia del Arte, y que tiene que refrenar más de una pulsión a lo largo de sus investigaciones, encontramos a una organización que ha hecho del menudeo de drogas un arte y de las contabilidades paralelas el mayor de los secretos, profesores universitarios de dudoso pelaje, y sobre todo encontramos a un escritor que se pregunta hasta qué punto puede ser útil perpetrar los crímenes en la realidad para luego reflejarlos fielmente en sus novelas.

Juanjo Braulio ha creado una novela negra muy diferente, con unos presupuestos en los que lo social alterna con la metaliteratura hasta lograr que el lector se quede tan conmocionado como a ratos está el brigada Grau, pero sin olvidarse de los grandes temas del género, la oscuridad de algunos desmanes cometidos en plena dictadura, la manera en la que ‘los de siempre’ se tapaban unos a otros, y un lumpen, encarnado por el gigantón Falconetti, que sería capaz de rendir como personaje a otras criaturas de obras supuestamente más bragadas. Y moviéndolo todo, Q, un escritor enigmático que sigue su particular camino, puntilloso y exhaustivo casi hasta lo enfermizo. Lo más probable es que el lector no recupere el sosiego ni siquiera tras cerrar la última de estas páginas.
  
Antonio Parra Sanz

El silencio del pantano. Juanjo Braulio.
Ediciones B. Barcelona 2015. 398 págs. 18 euros.


domingo, 22 de noviembre de 2015

VENGANZA CRIMINAL - JOAQUÍN LLORÉNS

EL REINO DEL DETALLE

          Leer cualquier novela del dúo Alberto/Beatriz – Beatriz/Alberto es asistir a una película de trama frenética con la respiración entrecortada. Pero si la novela que tenemos entre manos lleva por título Venganza criminal todo lo anterior se multiplica de forma exponencial. Es como asistir a una película de Alfred Hitchcock…, los momentos de tensión son máximos, las descripciones son más que minuciosas e incluso las imágenes que nos llegamos a formar pueden producirnos rechazos. La maldad humana está presente en gran parte de la historia.

          Joaquín Lloréns tiene la maestría de llevarnos, como cogidos de un ronzal, hacia donde a él le interesa en cada momento – él dirá que son los personajes -. La historia está narrada en tres niveles, dos de ellos tienen las voces de Beatriz y Alberto. Los lectores que vayan siguiendo a esta pareja no se sorprenderán de la relación ¡¿paterno- filial?! que mantienen dichos narradores; por el contrario, aquellos que se acerquen por primera vez se verán sorprendidos, y les aseguro que quedarán atrapados por dichos personajes, así como por las armas que usa Beatriz.

          Al regresar de la playa de Son Serra de Marina, en Mallorca, Beatriz Segura, la investigadora licenciosa, es testigo de un accidente mortal de carretera en el que está a punto de verse involucrada, resultando milagrosamente ilesa. Al llegar a su casa recibe una llamada de Alberto Medina, su mentor y amante, paralítico de cintura para abajo desde hace unos años a raíz de un atentado en Indonesia. Le pide que acuda de inmediato a El Gurugú, su casa de Denia. Allí le informa de que Anxo Páez, el jefe de un clan gallego de narcotraficantes, acaba de salir de la cárcel tras cumplir condena. Alberto le detuvo cuando aún trabajaba para el CESID y durante el tiroteo que se produjo cuando asaltaron su vivienda mató accidentalmente al hermano de Anxo. Éste juró vengarse y cada año se lo ha recordado mediante cartas anónimas.

          Muchos son los sucesos que tienen lugar desde la excarcelación de Anxo. Alberto teme por la vida de todas las personas próximas a él. El enfrentamiento es tan poderosos entre Anxo y Alberto que sólo puede acabar de una forma: con uno de los dos muertos. Beatriz, sin proponérselo, se convierte en la pieza clave que decidirá quién de los dos hombres acabará con el otro, pagando el precio más alto que jamás pudiera haber imaginado.

          Admiro al autor por ser capaz de meterse en la personalidad de Beatriz –confieso que no sé si Joaquín está dentro de Beatriz o por el contrario Beatriz ha poseído a Joaquín -, ya que la manía por el detalle, creo, es femenina, y conozco a muy pocos hombres que tengan el “detallismo” por bandera. Asistir al acto en el que Beatriz se viste es como asistir a esas comidas en las que nos recitan cada uno de los platos con todo lujo de detalles, al igual que sus sesiones de maquillaje. Esta obsesión por el detalle lo lleva, así mismo, al acto de beber, de comer y de…, digamos de mantener relaciones sexuales. Por todo ello lo he bautizado como “el maníaco del detalle”. Esto no es malo, al contrario, enriquece la historia y posiblemente al conocer al detalle al personaje sufrimos más con él.

          Una venganza criminal que nos mantiene en diversos planos tensionales a lo largo de todas sus páginas, el plano criminal y el plano sexual. Cada lector buscará recrearse en uno u otro, complementándose ambos, lógicamente. La serie sobre Alberto/Beatriz es otra cosa dentro de la novela negra nacional e incluso internacional.

          ¡Joaquín no cambies!
Francisco Marín Pérez

Venganza criminal; Joaquín Lloréns

Baile del Sol 2015. 238 págs. 14,00 €. 



domingo, 11 de octubre de 2015

LA PUERTA VACÍA - ESTEBAN NAVARRO

EN LA MONTAÑA RUSA

«El hombre nace libre, responsable y sin excusas» Jean Paul Sastre.

«En la vida abres muchas puertas, pero a veces abres puertas y ves que detrás no hay nada, el vacío. Y entonces es mejor no traspasar esa puerta si no quieres caer en un precipicio interminable que te lleve al abismo más oscuro»

          La puerta vacía es la tercera colaboración de la joven policía Diana Dávila con Esteban Navarro. Las dos anteriores fueron La noche de los peones (Diana como policía en prácticas) y Los crímenes del abecedario (cuando ya era agente). Y empleo el verbo colaborar porque es el que utiliza el autor cuando se le pregunta por su personaje.

          ‘En la vida abres muchas puertas…’ no siempre son puertas físicas; pueden ser puertas mentales, puertas afectivas, puertas espirituales, puertas sociales, puertas… Cuando alguien se aproxima a alguna de estas puertas y la abre, puede encontrarse con cualquier cosa; incluido ‘…el abismo más oscuro’. El título, La puerta vacía, es lo primero que llamó mi atención ya que no podía imaginar que una puerta estuviera vacía. Que exista el vacío tras una puerta, sí. Abres la puerta que nos lleva al interior del libro, al corazón de la historia y llega la segunda sorpresa: la historia se desarrolla en un triángulo cuyos vértices son Cartagena, Murcia y Moratalla, que además es la cuna del autor. Me encantan aquellas historias que se desarrollan en las calles y lugares que conozco, porque entonces vivo más intensamente  la lectura.

          Aviso a todo aquel que se acerque a leer esta historia, su lectura es lo más parecido a subir a una montaña rusa: comienza ¿suavemente?, y poco a poco nos vamos impregnando de adrenalina, las subidas y bajadas son continuas, no gana uno para sorpresas. El autor tiene la gran habilidad de tener al lector en vilo hasta la última palabra, y una vez que te has bajado de esta particular montaña rusa no sabes dónde estás, no acabas de creer que la novela haya finalizado. Incluso, como ha sido mi caso, puede que tengamos que volver a releer algunas páginas anteriores al final para vencer la incredulidad. Una de las plumas más preclaras de la literatura nacional, prosa más que contundente y clara, directo, incisivo, sin paños calientes… al pan, pan y al polvo, polvo.

          El periodista Jorge Lafuente consigue las mejores exclusivas para su periódico gracias a un extraño don que le hace presentir los desastres y llegar siempre el primero al lugar de los hechos. Sin embargo, esta vez su notoriedad se debe a un motivo muy distinto: acaba de ser detenido por el asesinato de un conocido empresario en un hotel de Murcia.
          Cuando la joven y ambiciosa policía Diana Dávila asume el reto de esclarecer el caso, comienza una apasionante investigación en la que nada es lo que parece y que dejará al descubierto una madeja de bajas pasiones, chantajes y venganzas.

          Bajas pasiones, algo presente en toda la trama, acompañadas de un lenguaje que le hace justicia. Chantajes… de ¡¿quien menos?!  imaginamos. Venganzas, todas ellas consecuencias de haber abierto, en algún momento, puertas no recomendables.

          En muchos momentos la lectura parece hecha a través de un espejo, podemos pensar que estamos leyendo, no la realidad, sino algo tamizado por ese espejo. El autor es un auténtico mago que, sin que lo advirtamos, y mientras vamos en esa montaña rusa, va encajando aquello que parecía imposible. Y añado: parece increíble que siga integro mentalmente y no haya perdido la cabeza, lo que me lleva a recordar un denominador común en toda la historia: los videntes, o las personas con dones especiales.

          Hay que leer La puerta vacía para poder conocer así un poco más a uno de los grandes de la novela negra española.

Francisco Marín

La puerta vacía, Esteban Navarro Soriano

Ediciones B (2015) 320 páginas

sábado, 10 de octubre de 2015

CRÓNICAS NEGRAS - ASESINOS PATRIOS

12 Septiembre

19’00 h. Mesa redonda: ASESINOS PATRIOS.


Asistentes: Carlos Bassas del Rey, Victor Del Árbol, Félix G. Modroño y José Luis Correa. Coordinación: Santiago Álvarez.

El cierre de las jornadas les correspondió a los autores de género negro llegados de diferentes puntos de España, y vinculados también a otros festivales de literatura negra, tales como Valencia (Santiago Álvarez), Pamplona (Carlos Bassas).

Santiago Álvarez les fue dando paso para que hablasen de su forma de concebir la novela negra, en el caso de Correa y Bassas, autores más especializados en el género, y también de la concepción de la novela en general tratándose de Del Árbol y de Félix G. Modroño, que también cultivan otras formas novelescas además de la negra.

Se felicitaron por el nacimiento de un nuevo festival como CTNEGRA, y se alegraron de la respuesta del público, porque en algunas otras ocasiones se han encontrado con una asistencia mucho menor. Dedicaron en todo momento buenas palaras para la organización de las jornadas.

Todos los asistentes disfrutaron al conocer curiosidades sobre sus últimas novelas, sus personajes e incluso sus hábitos de trabajo, y la tarde transcurrió entre confidencias literarias gracias a la complicidad que se respiraba entre los cinco autores.

Al finalizar el acto fueron requeridos por un buen número de lectores para que les firmasen sus libros y poder departir con ellos, cosa que pudieron seguir haciendo después en De cañas negras, en Míster Witt Cafetería. Así mismo, al igual que todos los ponentes, recibieron varios obsequios entre los que destacó la “estrella de sheriff” exclusiva realizada por el escultor Juan José Quirós.


Vídeo: Aniceto Valverde



CRÓNICAS NEGRAS - UN JUEGO DE MUÑECAS RUSAS

12 Septiembre

12’00 h. Mesa redonda: LO POLICIACO, LO POLICIAL Y LO JUDICIAL:
UN JUEGO DE MUÑECAS RUSAS.

Asistentes: Silvia Pérez Pavía, inspectora Jefe especialista en Policía científica, Juan Pedro Hernández del Rincón, forense, y Rubén Sánchez Fernández, policía y escritor. Coordinación: Ignacio del Olmo Fernández (Comisario Jefe, Comisaría de Cartagena)

 En esta ocasión el comisario Del Olmo se caracterizó como un auténtico CSI para hablar de la diferencia entre lo policiaco, lo policial y lo judicial, pero sobre todo para dar pie a los participantes para que hablaran de la importancia que tiene lo científico en las investigaciones actuales. El objetivo fue unir ciencia, investigación y policía.

Para ello se hizo hincapié en el tratamiento que debe llevar la escena del crimen, hasta terminar con la curiosa pregunta que se lanzó al forense Hernández del Rincón sobre si hablan los muertos, para que él mismo, junto a sus compañeros, analizase la diferencia que hay, en lo forense, entre la realidad y la ficción, y cómo las series televisivas han logrado confundir a muchas personas.

Rubén Sánchez centró sus intervenciones en la actitud policial, destinada a prevenir antes que a reprimir. Pero también se adentró en la amplitud de la ciencia forense, en la que no sólo se trata con muertos. Por último, y para demostrar hasta qué punto están implicados todos los sectores, el comisario propuso a los asistentes un caso para que conocieran cuál es el protocolo de actuación: la Unidad de Intervención Policial preserva el escenario, la Policía Científica delimita dicho escenario y recoge muestras, y el Laboratorio Forense se dedica al análisis científico. Una clase magistral que encantó al público asistente.


Vídeo: Aniceto Valverde

CRÓNICAS NEGRAS - MATAR JUNTO AL MEDITERRÁNEO

11 Septiembre

19’00 h. Mesa redonda: MATAR JUNTO AL MEDITERRÁNEO.


Asistentes: Antonio Manzanera, Alfonso Gutiérrez Caro, Ana Ballabriga y David Zaplana. Coordinación: Antonio Parra Sanz.


El punto de partida de la sesión fue la comparativa entre la novela negra nórdica y la novela negra del sur, del Mediterráneo, y se encontraron diferencias tanto en las tramas como en los protagonistas, por no hablar de la tipología de los crímenes y la presencia de cuestiones puramente sociológicas.

Posteriormente, y aprovechando la presencia de Antonio Manzanera, se debatió entre las semejanzas y diferencias apreciables entre la novela negra y la novela de espías, en la que ha de primar más la documentación al tomar como punto de partida casos reales e históricos.

Para finalizar, cada autor satisfizo la curiosidad del público, hablando de las peculiaridades de su proceso creativo, sobre todo Ana Ballabriga y David Zaplana, que escriben a cuatro manos, con lo cual durante la gestación de sus obras han de someterse a un continuo diálogo de acuerdos y desacuerdos.

También se habló de la mayor o menor importancia de las localizaciones geográficas, desterrando la costumbre de décadas anteriores, cuando parecía que la importancia recaía en las grandes ciudades. Las últimas publicaciones han demostrado que la elección geográfica sólo debe tener que ver con los requisitos de la historia que se narra, sin otros condicionantes.







Y el vídeo realizado por Aniceto Valverde.

CRÓNICAS NEGRAS - REALIDAD vs. FICCIÓN


11 Septiembre

12’00 h. Mesa redonda 11 S. REALIDAD VERSUS FICCIÓN.

          Asistentes: Javier de Pedro, policía y escritor, Jerónimo Tristante, escritor, creador de Víctor Ros, Federico García, escritor y antiguo miembro del Grupo de Atracos de Madrid. Coordinación: Ignacio del Olmo Fernández (Comisario Jefe, Comisaría de Cartagena)

          Con la sorprendente caracterización del comisario Del Olmo como Sherlock Holmes se inició la primera de las mesas redondas, en la que el punto de partida fue la relación que hay entre la realidad y la ficción, en el caso de Jerónimo Tristante la Historia y la
ficción, con la importancia que tiene la documentación para un autor de estas
características.

          De ahí se pasó a analizar la
verosimilitud de los policías de las novelas, policías y otros cargos públicos, tanto de las fuerzas del orden como de la justicia. Federico García señalaba que es muy raro que un juez salga con mucha frecuencia del juzgado, tal y como ocurre en la literatura norteamericana.

      Se habló también de los recursos complementarios de una novela, tales como la vida urbana, la gastronomía e incluso la música, muy presente en las últimas novelas publicadas. Tanto
Jerónimo Tristante como Javier de Pedro analizaron por qué escribe un autor, cuáles son sus motivaciones, llegando a la conclusión de que a veces se escribe para tratar de entender a los demás, para sentirse un poco menos solo.



          La sesión continuó tratando temas como los recursos para desviar la atención del lector, o la necesidad de ajustar bien las trampas narrativas. También se habló de los confidentes, las mujeres fatales, los personajes dobles, los villanos, la adecuación literaria a las nuevas leyes que se promulgan e incluso del atractivo y la erótica del mal, del crimen desde la perspectiva del asesino.

Y como colofón, aquí puede verse el vídeo grabado por Aniceto Valverde.

sábado, 3 de octubre de 2015

MIENTRAS SEAMOS JÓVENES - JOSÉ LUIS CORREA


El síndrome Stendhal

José Luis Correa nos pone frente a la sombra de los malos tratos, con el mismo ojo acertado con el que siempre se mueve su detective Ricardo Blanco.

            Hay quien piensa que la obsesión desmedida por la belleza puede llevar a la perdición, y si a ese síndrome le sumamos que la belleza la encarne una joven y turbadora universitaria, capaz de conquistar a su casi cincuentón director de tesis, el conflicto entonces se agranda hasta límites insospechados. Pero todo puede complicarse aún más, sobre todo en los casos de Ricardo Blanco, a quien el canario José Luis Correa hace ya transitar por su octava entrega. La muerte de la joven Paola Bortolucci lleva a la cárcel a su profesor y amante, un tipo con más sombras que luces, y a éste a contactar con el detective para que demuestre una inocencia en la que nadie se ha molestado en creer.

            En esta ocasión es el propio mal quien pide ayuda a un Ricardo Blanco que ya por fin ha levantado cabeza del todo tras la desaparición de su abuelo Colacho Arteaga, su única familia. Acogido por su ayudante Inés, por Beatriz, con la que sigue intentando iniciar un proyecto común de vida, y por el matrimonio formado por el inspector Gervasio Álvarez y su esposa Susana, Blanco encuentra al fin un poco de estabilidad, tal vez cuando la edad más se lo estaba pidiendo, cuando se hace más necesario vencer a la soledad y tener alguien al lado para comentar el camino transitado, ahora que supera en distancia al que queda por recorrer.

            Pero como no hay nada perfecto, esa serenidad se verá sacudida por el recuerdo de la universitaria violada y asesinada, que le pone frente a intrigas académicas, odios amorosos, crisis de madurez, antecedentes de malos tratos, turbios secretos familiares que provocan extrañas alianzas, y hasta la conciencia de que, por muchos síndromes de Stendhal o de Lolita que se padezcan, el mal es mucho más sibilino y retorcido, y nunca nadie parece decir lo que en verdad debería.

            Es, posiblemente, la entrega más reflexiva de Correa, y la que más bandazos le obliga a dar a Ricardo Blanco, señalado por todo el mundo por defender a quien carga con todas las papeletas de la culpa, y obligado también a luchar contra Inés y Beatriz, que se alían en un frente de género atentas a cercenar cualquier atisbo de errónea solidaridad masculina. Por lo demás, el ritmo típico de Correa sigue intacto, sus afiladas observaciones y su deambular por la isla siempre son una delicia, y la forma en la que nos hace llegar al desenlace tiene la suavidad de una piel adolescente.

Antonio Parra Sanz

Mientras seamos jóvenes. José Luis Correa.
Editorial: Alba. Barcelona 2015. 228 páginas.


lunes, 21 de septiembre de 2015

EL VERANO QUE MURIÓ CHAVELA - JOSÉ LUIS CORREA

Muertos de segunda

            Aludiendo a un tópico que a veces aparece en la novela negra, José Luis Correa nos sitúa delante de una de esas víctimas que parecen importar menos que otras: no es español, y dentro de los extranjeros no es inglés, americano ni alemán, por supuesto, y como no es árabe ni ha caído de una patera, pues algo hay que investigar, aunque la policía canaria en este caso no parezca estar muy dispuesta.

            Así entra en escena Ricardo Blanco, a quien su amigo el inspector Gervasio Álvarez le lanza el reto de que vuelva a la investigación de primera línea, para que entre otras cosas termine de centrarse y asumir ya de una vez que el abuelo y amigo Colacho Arteaga no va a regresar de entre los muertos. Y aunque el detective ya casi había levantado del todo la cabeza, este reto termina de insuflarle las energías necesarias para regresar del todo.

            La primera persona narrativa de Correa, propia de toda la serie, sigue brillando en las palabras del detective, con ese guiño a lo Cortázar o Saramago de no individualizar los diálogos con su guión, sino dejarlos dentro del párrafo con el estilo indirecto libre. Ese rasgo, porque no es un truco sino una seña de identidad, enriquece mucho más la narración al ofrecernos de golpe tanto las palabras de unos y de otros como las reflexiones del propio Ricardo.

            Reflexiones que, junto a las pesquisas, la desaparición de un poeta libanés y la presencia de un veterano del sitio de Sarajevo, nos trasladan a una de las guerras más cruentas del pasado siglo XX, a los odios ancestrales entre serbios y bosnios, pero también a la importancia de la amistad ciega, la que puede llevar a alguien a cruzar medio mundo sin hacer preguntas, e incluso la que puede sustentar una venganza.

            Blanco y Álvarez, en pleno verano, tendrán que lidiar con todas esas variables, pero ahí está el estilo mesurado y socarrón de José Luis Correa para hacer que el lector no pierda detalle, y que disfrute una vez más de una geografía que él mismo siempre se encarga de convertir en atrayente.

 Antonio Parra Sanz

El verano que murió Chavela; José Luis Correa

Alba, Barcelona 2014. 264 páginas. 

CRÓNICAS NEGRAS - INAUGURACIÓN

11 de Septiembre

11’00 h., INAUGURACIÓN.

          Se inauguraron las jornadas con la asistencia del Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Cartagena, David Martínez, el Presidente de ISEN Centro Universitario, Carlos Andreu, y el Director de Contenidos de Cartagena Negra, Francisco Marín.

          Los tres se felicitaron por la celebración de estas jornadas, por su interés cultural y por la importancia que puede tener una actividad de este tipo para la vida de la ciudad. Por ello mismo tanto el Concejal de Cultura como el Presidente de ISEN se comprometieron a hacer todo cuanto puedan para seguir colaborando y ayudando a que CTNEGRA sea una actividad que perdure en el tiempo.


          Por su parte, el Director de Contenidos dio las gracias al Ayuntamiento, a ISEN y al resto de entidades que han colaborado en esta edición: Hotel Los Habaneros, Míster Witt Cafetería, UIMP Cartagena, Judit Centro de Formación, Cámara de Comercio e Industria de Cartagena, ELACT, Librería Centro, Casa del Libro y especialmente al diario La Opinión, por la cobertura prestada a las jornadas.


TODO ESTABA ALLÍ - VÍCTOR DEL ÁRBOL

lunes, 14 de septiembre de 2015

TAN RÁPIDO - SANTIAGO ÁLVAREZ


MICRORRELATOS DE ALTURA

Pronto llegará el momento de hacer balance de dos jornadas intensísimas y repletas de buenos momentos, pero mientras terminamos de dejar que se posen los recuerdos, durante los próximos días iremos mostrando aquí los microrrelatos que escribieron los autores participantes, junto a las imágenes que Aniceto Valverde eligió para ilustrarlos, y que dieron lugar a una pequeña exposición que pudimos disfrutar entre encuentro y encuentro.


jueves, 10 de septiembre de 2015

ENTREVISTA A JORDI LLOBREGAT

El consigliere Francisco Marín somete a Jordi Llobregat a un intenso tercer grado en el diario La Opinión. 





http://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2015/09/10/resulta-atractivo-asesino-sea-alguien/675992.html

miércoles, 9 de septiembre de 2015

martes, 8 de septiembre de 2015

CHATEANDO CON LOS LECTORES

LOS DÍAS 9 Y 10 CUATRO DE NUESTROS CÓMPLICES DEPARTIRÁN CON LOS LECTORES GRACIAS AL CHAT DEL DIARIO LA OPINIÓN 


A BALAZO LIMPIO - FÉLIX G. MODROÑO

Hoy responde a los.disparos.Félix G.Modroño 

http://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2015/09/08/sobredosis-relajante-muscular-buena-forma/675478.html


lunes, 7 de septiembre de 2015

A BALAZO LIMPIO - JERÓNIMO TRISTANTE

El acribillado de hoy es un ilustre catódico, Jerónimo Tristante

http://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2015/09/07/pone-piel-asesino-siente-miedo/675225.html


domingo, 6 de septiembre de 2015

EL CAPO DEL CLAN - FRANCISCO MARÍN

El capo de este clan, el verdadero "consigliere" es un melillense afincado en Cartagena hace ya..., bueno, desde el siglo pasado. Tiene DNI porque es obligatorio, es economista, experto en Estadística, profesor de Matemáticas, crítico literario en varios medios locales y nacionales, agitador y programador cultural, un apasionado de la lectura y, por supuesto de la buena literatura, al igual que de la buena cocina. Es también uno de los responsables del ELACT (Encuentro Literario de Autores en Cartagena), encuentro del que ya se han celebrado tres ediciones, y el verdadero motor que ha alentado el nacimiento de estas jornadas de Cartagena Negra. Algún día tendremos que proponer que le dediquen una calle en la ciudad, o mejor un bulevar, porque siempre anda pensando en lo mejor para Cartagena.


EN EL DIARIO LA VERDAD

Tomás Martínez Pagán nos ayuda a difundir las jornadas. 


A BALAZO LIMPIO - ANTONIO MANZANERA

Hoy en la diana, Antonio Manzanera.

http://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2015/09/06/inclino-criminal-policia-carece-genio/675056.html



sábado, 5 de septiembre de 2015

A BALAZO LIMPIO - ANA BALLABRIGA

Hoy le disparan en La Opinión a la escritora Ana Ballabriga.

http://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2015/09/04/necesario-matar-escribir-novela-negra/674810.html