Cartagena Negra

Cartagena Negra

lunes, 27 de julio de 2015

SIEMPRE PAGAN LOS MISMOS - CARLOS BASSAS DEL REY

LA CEGUERA DE LA NATURALEZA HUMANA

          Cuando hice la reseña de la anterior novela de Carlos, El honor es una mortaja, decía lo siguiente: «Carlos Bassas es uno de esos autores de la generación de la década de los setenta que está revolucionando el panorama literario español, haciendo que particularmente me sienta tranquilo porque hay recambio en la narrativa de nuestro país, ¡y qué recambio!»

          Hoy me reafirmo y añado que mejora con el paso del tiempo. En Siempre pagan los mismos sigue en su línea del buen escribir –prosa muy clara y limpia-, de entretener y, sobre todo, de posicionarse contra la injusticia y el abuso. Defiende, por encima de todo, la cultura como escudo contra la corrupción y la manipulación política, sea del signo que sea.

          Acompañamos, en un nuevo caso, al inspector Herodoto Corominas en la ciudad de Ofidia… El subinspector Vázquez, compañero en El honor es una mortaja, ha abandonado la policía y regenta un bar. Ambos seguirán dialogando y compartiendo confidencias.

          En la ciudad de Ofidia no hay dioses celosos de la fortuna de los hombres, seguramente porque ninguna de sus casi trescientas mil almas la tiene. Quien mejor lo sabe es Herodoto Corominas. Un inspector de policía que nada –o casi- tiene que ver con el padre de la Historia, salvo por el hecho de que también desconfía de las apariencias y apela al sentido común ante los dos principales mecanismos que mueven el mundo: las pasiones y la injusticia. La ceguera, en fin, de la naturaleza humana.

          En ella piensa Corominas cuando un día aparece el cadáver de un agente municipal al que han rajado el vientre en plena calle y al que nadie llora. A medida que tira del hilo, lo que descubre sobre un adolescente desesperado, una conjura y un librero de viejo cansado de perder, tal vez no sirva para escribir una epopeya, pero si una trama intensa, aguda y sutil hecha con los pedazos que deja la vida cotidiana, esa en la que un trozo de verdad, aquí sí, es casi toda la verdad, y donde, pase lo que pase, siempre acaban pagando los mismos.

          Nos imbuimos en un remedo de Fuenteovejuna. Aquí podríamos preguntar: “¿Quién mató al municipal… todos a una…? ¿Hasta dónde puede aguantar una persona, un colectivo, un pueblo…, sin que las cabezas desvaríen, a causa de abusos, injusticias y corruptelas…? ¿Hasta cuándo?

          Carlos Bassas tiene la maestría de plasmar negro sobre blanco todo esto y más… denuncia y denuncia… Animo a los lectores que se sumerjan en su lectura y acabaremos, también, indignados; pero reaccionemos como Herodoto Corominas, hombre tranquilo que con una gran humanidad y sentido da pasos seguros en ese fangal de la corrupción –activa y pasiva-.

          De El honor es una mortaja extraje el siguiente pensamiento (página 210): «El dinero es un esperanto que entiende todo el mundo». Podemos aplicarlo, también, a Siempre pagan los mismos… pero, en esta ocasión, selecciono (página 165): «Cuando a uno le da por tener criterio propio...no le sirves a nadie». Firmo las dos y añado… leamos, leamos, reflexionemos, reflexionemos, tengamos criterio propio y no nos dejemos embaucar por nada ni por nadie.   Leamos, aunque sean los prospectos de los medicamentos. Pero mucho mejor leamos a autores como Carlos Bassas del Rey… merece la pena.

Francisco Marín Pérez

Siempre pagan los mismos; Carlos Bassas del Rey
Alrevés, 2015. 250 páginas



LA RUBIA DE OJOS NEGROS - BENJAMIN BLACK


SALUD, MARLOWE

          Que los herederos de Raymond Chandler le pidieran a John Banville/Benjamin Black una novela protagonizada por Philip Marlowe dice mucho de la confianza que les inspiraría el autor irlandés, porque devolver la vida a uno de los mitos del género negro era un riesgo de magnitudes considerables. Claro que cuando el lector abre después esta novela, al suspiro de alivio le sigue la inmensa satisfacción de comprobar cómo el inefable y tortuoso Marlowe ha regresado como si le hubiéramos visto actuar el mes anterior, y la duda de si el propio Black no tendrá serios contactos con el más allá, línea directa y privada con el mismísimo Chandler.

          Benjamin Black no ha reparado en gastos, la primera persona es impecable, la ciudad está retratada con la misma mirada ácida y crítica de siempre, aliñada con los recuerdos de Marlowe, a lo que se puede sumar también más de un guiño que nos devuelve a algunos personajes de casos anteriores. Y si hemos de hablar de los diálogos, hay que descubrirse, porque sólo quien haya mamado los diálogos chandlerianos y atesore la valentía de Black podría ser capaz de reproducir el tono, el sarcasmo y los dobles sentidos que siempre los han caracterizado.

          Pero hay más, por supuesto, hay una rubia fatal que contrata al detective, hay un amante desaparecido al que hay que encontrar, hay contactos entre la policía, palizas descomunales, barmans cómplices y silenciosos, clubes de alto rango social, aristócratas caducas, alguna estrella del cine en ciernes, coches, calor, lluvia torrencial, casas a las que hay que entrar sin ser invitado, besos, algo de ternura, desconfianzas, matones, alguna mujer inocente. Es decir, que nadie podrá echar en falta nada propio del género, pero tampoco podrá decir que se ha limitado a leer sólo una buena copia de Chandler.


          Porque sería injusto cifrar el mérito de Benjamin Black únicamente en la imitación, el homenaje es evidente, y el ambiente, y el tono, pero el alma es algo que ha puesto él, y nadie puede discutírselo. Poco importa que salte de su Irlanda habitual a Los Ángeles, sus méritos siguen intactos, y aunque él logre que parezca algo sencillo, sin duda no es fácil mantener el nivel narrativo, la dosificación argumental y la capacidad suficiente para hacer que la narración vaya fluyendo de manera suave, por los cauces adecuados, pero sin renunciar a alguna sorpresa que otra. Una novela que a los fieles nos ha hecho sonreír de buena nostalgia, porque era como si Marlowe acabase de entrar de nuevo por el salón de nuestra casa.

Antonio Parra Sanz

La rubia de ojos negros. Benjamin Black.

Alfaguara. 2014. 334 páginas.



MIEMBROS DEL CLAN - CARLOS BASSAS DEL REY

Carlos Bassas del Rey (Barcelona, 1974) es Licenciado en Periodismo y Doctor en Comunicación Pública con una Tesis Doctoral sobre los orígenes de la crítica cinematográfica en España (Noción y orígenes de la crítica de cine en la prensa española. 1895-1930). Es profesor de Guión Audiovisual y Dirección-Realización en la Escuela de Imagen y Sonido CTL de Pamplona, y creador del Taller de Creación audiovisual Historias mínimas: taller de cortometraje (I y II) en la Universidad Pública de Navarra (2001- ), anteriormente Taller de Cine I y II. Además, imparte clases de montaje y edición digital y de postproducción de sonido dentro de los cursos del Plan FIP (INEM) para licenciados en comunicación en Navarra.

A lo largo de los años ha compatibilizado su labor docente con la crítica cinematográfica en prensa, radio y televisión, así como con el diseño y dirección de diversos cursos especializados sobre distintos aspectos relacionados con el mundo audiovisual (historia, guión, dirección, montaje, documental), ciclos de cine, conferencias y dos exposiciones (‘De Altamira al cinematógrafo: una odisea de la imagen’, junto al Museu del Cinema de Girona, y ‘Navarra, tierra de cine’, para el Gobierno de Navarra), para empresas como abcguionistas y universidades como la Universidad Pública de Navarra o la Universidad de Córdoba. Ha participado en el rodaje de doce cortometrajes con sus alumnos (uno de ellos premiado en el Festival de Cortometrajes de Antequera) y ha ejercido como Director de Fotografía en el cortometraje de videocreación Zulo, dirigido por Miguel Pueyo (premiado en el Certamen de Arte Contemporáneo EXPLUM 05 de Murcia y exhibido en la Bienal de Arte de Nueva York), y como montador y asesor de guión en varios trabajos. 

Como guionista es autor de tres guiones originales de cortometraje (El ojo de cristal, subvencionado por el Gobierno de Navarra, Sopa de pollo y Basajaun), de las películas documentales Navarra, tierra de cine (30’), Últimamente (24’) y Nicolás (25’), y de los largometrajes Manual de relojería, Giri –premio al Mejor Guión de largometraje del Festival Internacional de Cine Negro de Manresa, otorgado por la productora Fílmax-, Ética a N.y Caminos en el cielo. También es autor de los guiones de varios spots publicitarios y vídeos para empresas como Caja Cantabria, Solartia, Endesa o la multinacional brasileña Atento, y de asociaciones como ADONA (Asociación de donantes de sangre de Navarra), para la productora Visual Comunicación. Recientemente ha escrito los guiones de los spots para tv de la campaña de turismo del Gobierno.

Es autor de las novelas Aki y el misterio de los cerezos, El honor es una mortaja, El misterio de la gruta amarilla, y Siempre pagan los mismos. Con ellas ha creado a dos personajes tan singulares como Aki Monogatari y Herodoto Corominas.

martes, 21 de julio de 2015

SECRETOS DEL ARENAL - FÉLIX G. MODROÑO

In vino veritas

            A veces Silvia Santander tiende a pensar que el aforismo latino puede resultar el mejor de los catecismos, pero cuando las noches en blanco, o el recuerdo de su hermana asesinada se apoderan de ella, tiene sus dudas, tanto como ganas de romper con todo, de abandonar un mundo en el que le cuesta sobrevivir pensando en que quien mata pueda después permanecer impune. Mateo Uriarte, en cambio, sí defiende a ciegas esa máxima, pues es un sumiller extraordinario para quien el vino carece de secretos, y cuya nariz caerá fascinada ante los efluvios, los físicos y los otros, de la propia Silvia.

            Félix G. Modroño se hace con el lector ya en los inicios de esta trama, de este juego de seducción en el que uno de los dos contendientes parece esconder más de lo que da. Pero no se queda ahí, sino que nos regala una segunda trama con la que salta, del Arenal bilbaíno actual, al Arenal sevillano de comienzos de los años cuarenta, cuando la sombra de Queipo de Llano y sus incendiarios discursos seguía siendo aún muy alargada, y cuando Franco acudió a la ciudad hispalense para mantener una entrevista con el luso Oliveira Salazar.

            Si ambas tramas andan o no relacionadas le tocará averiguarlo al lector, porque Modroño las alterna de manera magistral, pero sin más transición que una página en blanco o una nueva referencia capitular. Quienes conozcan ya al autor navarro saben que hay que seguir leyendo y llegar mucho más allá, donde se disipan las neblinas y donde las almas de los personajes se hacen corpóreas y le guiñan un ojo al lector. Quienes no le conocen tienen con esta novela, que no ganó por casualidad el último Premio Ateneo de Sevilla, una gran oportunidad de disfrutar de lo que antes se llamaba “un escritor de raza”, y que hoy podemos sustituir nada menos que por la expresión “un buen escritor”, de los que dejan huella, de los que no permiten la construcción de livianos castillos de naipes.

            Los avatares sevillanos de Olalla Carmona y Martín Villalpando en plena represión de posguerra están narrados con una frescura impresionante, el madrinazgo de guerra, el mundo prostibulario, frecuentado hasta por policías, los confidentes y agentes turbios de la primera policía franquista, la sombra de un atentado contra el dictador, todo flota en esa segunda trama apresando al lector con la promesa de una confluencia futura con las existencias de Silvia Santander y Mateo Uriarte.

            Si existe la venganza, si el pasado es algo que se puede mantener vivo entre generaciones, si el amor es un premio o un arma, si la soledad puede combatirse con éxito, o si el sexo llega a ser una tabla de salvación…, todo ello lo encontrará el lector en unas páginas que no olvidará con facilidad.

Antonio Parra Sanz

Secretos del Arenal; Félix G. Modroño

Algaida, Sevilla 2014. 384 páginas. 


domingo, 12 de julio de 2015

MIEMBROS DEL CLAN - ANA BALLABRIGA, DAVID ZAPLANA

Ana Ballabriga, Candasnos (Huesca) 1977. Escritora y Psicóloga y David Zaplana, Cartagena (Murcia) 1975. Escritor e Ingeniero de Telecomunicaciones.

Montaron juntos la empresa ADN Visual, dedicada a la producción y realización de contenidos audiovisuales para Internet, cine y TV. Han realizado numerosos cortometrajes, algunos premiados en diferentes concursos y certámenes. Entre ellos: Modern Life: guión ganador del concurso de guiones Exprésate Sony. Águeda: segundo premio del concurso Murcine. La Decadencia del Club: mención especial del jurado en el Festival de Cine en Murcia.

Han sido premiados en: 2003 y 2005- Relatos ganadores del Concurso de Relatos Eróticos de la Concejalía de la Juventud de Cartagena en ambas ediciones. 2004- Relato Finalista del Concurso de Relatos Eróticos de la Concejalía de la Juventud de Cartagena. 2006- Segundo premio con la obra de Teatro El Traje Nuevo del Jugador en el I Concurso de Dramaturgia de la Cartagena, siendo representada.


Tienen publicadas las novelas: Morbo Gótico (2010) y Tras el Sol de Cartagena (2007)


martes, 7 de julio de 2015

EL ANIVERSARIO - JOAQUÍN LLORENS

CUMPLEAÑOS MUY PARTICULAR

        Después de haber leído las anteriores novelas de Joaquín Llorens, sus seguidores esperábamos una nueva entrega, en la línea de Citas criminales o Política criminal… pero… sorprende con El Aniversario.Una auténtica sorpresa ha supuesto esta novela, y una pregunta inmediata viene a nuestra mente: ¿Qué pretende Joaquín al plasmar negro sobre blanco una historia tan cotidiana y, a veces, tan lejana?

        Es el relato en primera persona de alguien que, por determinadas circunstancias, decide preparar una fiesta de aniversario a su mujer. A partir de este momento pone ante nosotros toda una serie de reflexiones sobre el matrimonio… desde aquellos primeros pasos en común, en los que la pasión, la complicidad, ¡¿el amor?!..., están presentes en toda forma y manera, hasta el instante en que baja la pasión, apenas hay comunicación y ¡¿el amor?! deja de ser el eje de la vida en común.

        Durante un tiempo acompañamos a Javier Ventura en su deambular diario. En cada reflexión que se hace; el autor tiene la habilidad suficiente para, de forma subliminal, hacer que nos planteemos las mismas preguntas y miremos a nuestro interior cuestionándonos si nuestra situación de pareja es similar a la narrada. Joaquín Llorens, con una prosa clara y sin ambages, no nos deja un momento de respiro. Es una lectura adictiva, cuando el libro cae en nuestras manos, lo ojeamos, lo hojeamos, lo hojeamos… seguimos recorriendo sus páginas hasta que cuando llegamos a la última… desearíamos seguir leyendo, seguir cuestionando, seguir mirando a nuestro interior.

        Después hay que sentarse y hacer examen de conciencia… lo primero es preguntarnos: ¿Haríamos lo mismo que Javier Ventura, en su situación vital y personal? ¿Si la situación del protagonista fuese distinta haría lo que hace, o seguiría con su vida tal cual la tenía planteada?

        Hay momentos en los que tiene que venir alguien y golpearte psicológicamente para que nos cuestionemos nuestro devenir y nuestra monotonía diaria y, más aún, para que nos planteemos si la persona que nos ha acompañado y está junto a nosotros tanto tiempo está a gusto o, por el contrario, está pero no está –lo cual sería un descubrimiento atroz-.

        “Cuando la Ertzaina acude al aviso de un coche incendiado cerca de una urbanización de lujo próxima a Bilbao, descubre en su interior un cadáver calcinado y, junto a él, una pistola. El forense confirma que el fallecido murió de un tiro en la cabeza. El vehículo pertenecía a Javier Ventura, desaparecido de la fiesta de celebración del cincuenta aniversario de su mujer, Ana, que tuvo lugar en un restaurante situado a pocos kilómetros de donde ardió su vehículo. La Ertzaina comienza a hacer indagaciones por orden del juez y averigua que a la fiesta habían acudido numerosos examantes de Ana invitados por el marido. ¿Es realmente Javier Ventura el muerto? ¿Se trata de un asesinato o de un suicidio? ¿Por qué invitó a los examantes de su mujer? ¿Qué se esconde tras esa muerte?”

        ¿Qué se esconde tras esa muerte? Evidentemente hay que leer El Aniversario para saberlo. Pero desde aquí, pregunto: ¿Quién invitaría a los examantes de su mujer al cumpleaños de la misma? A esto intenta el autor dar respuesta, caminando con suma delicadeza por la psicología de la pareja, sobre todo tratándose de parejas de larga duración –rara avis en los tiempos que corren-. ¿Hay que aguantar carros y carretas o sería mejor cortar y seguir cada uno por su camino?

        Muy agradable este cambio de registro por parte de Joaquín Llorens, agradeciéndole que al leer, no solamente estemos entretenidos, sino que también nos hagamos preguntas y reflexionemos. ¡GRACIAS!

                                                                     Francisco Marín Pérez

El aniversario. Joaquín Llorens

Bradbury Ediciones, 2015. 218 páginas.



sábado, 4 de julio de 2015

MIEMBROS DEL CLAN - SANTIAGO ÁLVAREZ

Periódicamente irán a apareciendo aquí las fichas de los miembros del clan CTNegra que nos van a visitar en esta primera edición. El primero de ellos, por riguroso orden alfabético, es Santiago Álvarez, y quiere el destino que también lo sea porque él fue nuestro primer padrino en el mundillo de la literatura negra.

Santiago Álvarez (Murcia, 1973). Es director de contenidos del festival de género Valencia Negra, que se realiza en la capital del Turia desde 2013 y camina hacia su tercera edición.


Se inició en la literatura escribiendo relatos, muchos de los cuales han sido premiados en diversos certámenes. Ha escrito, protagonizado y dirigido musicales y obras dramáticas, y ha grabado varios discos con distintas formaciones.

Asimismo es el primer profesor en España del software para escritores Scrivener, del cual realiza regularmente talleres presenciales.

La Ciudad de la Memoria es su primera novela, aunque ya prepara nuevas aventuras para sus protagonistas, Berta y Mejías.

miércoles, 1 de julio de 2015

EL SECRETO DE VESALIO - JORDI LLOBREGAT

Honra a la ciudad condal

            Hacer que una ciudad se convierta también en personaje de una novela es siempre digno de elogio, aunque no sea fácil de conseguir, porque si no se miden bien los pasos, la geografía puede llegar a fagocitar tanto a la trama como a los personajes de la misma. Además, hay que hacerlo también con sumo cariño, para no terminar encadenando un mapa con otro que al final provoque el tedio en el lector. El propósito de Jordi Llobregat con esta novela, tal y como él mismo declaró, era el de honrar la ciudad de su familia materna, y a fe que lo ha conseguido con una trama que podríamos llamar “conandoylesca”, y que nos recuerda mucho esos misterios de la Inglaterra decimonónica.

            Ingredientes tampoco le han faltado, muertes misteriosas, secretos médicos, antiguas heridas, personalidades suplantadas, corruptelas políticas y la Exposición Universal de 1888, una paleta de colores de lo más variada con la que el autor ha logrado perfilar un fresco narrativo que roza la adicción, por la dosificación de los episodios, la manera elegante y delicada de ir desentrañando enigmas, y por el propio lenguaje, dotado de un vigor y un estilo que refuerzan aún más la sensación de estar leyendo una novela de hace más de un siglo.

            Tres son las almas protagónicas de esta novela, Daniel Amat, profesor de Oxford reclamado a Barcelona por la muerte de su padre. Bernat Fleixa, reportero un tanto casposo que busca la noticia que le arranque del anonimato. Y Pau Gilbert, un joven estudiante de Medicina que parece estar muy por encima del resto de sus compañeros y hasta de sus profesores. Ninguno de los tres está libre de sombras, y con su equipaje oscuro tendrán que unir sus fuerzas, primero para intentar desvelar el posible asesinato del padre de Amat, pero después para hacer frente a las múltiples muertes que asolan los barrios más míseros de Barcelona, donde ser una joven pobre supone tener el mejor pasaporte para el otro mundo.

            Jordi Llobregat, como si estuviera encerrado en un laboratorio de alquimia, va mezclando sustancias, muertes y enigmas para envolver al lector con los secretos de uno de los padres de la Medicina, Vesalio y sus sueños de resurrección, pero también nos habla de la inmundicia social y policial, al tiempo que traza un universo desasosegante, el que se vive en las alcantarillas de Barcelona, donde los “recolectores” logran que los episodios que allí se narran sean de los más interesantes de toda la novela.

            En unos tiempos en los que las novelas de misterio se mueven más en la actualidad, es muy gratificante contar con la voz de Jordi Llobregat, y ver cómo se maneja con extraordinaria soltura en el pasado barcelonés. Nadie se quedará indiferente antes esta espectacular trama.

Antonio Parra Sanz

El secreto de Vesalio; Jordi Llobregat

Destino, Barcelona 2015. 544 páginas.

(Revista Letras de Parnaso, nº 34, Julio 2015)