Cartagena Negra

Cartagena Negra

domingo, 22 de noviembre de 2015

VENGANZA CRIMINAL - JOAQUÍN LLORÉNS

EL REINO DEL DETALLE

          Leer cualquier novela del dúo Alberto/Beatriz – Beatriz/Alberto es asistir a una película de trama frenética con la respiración entrecortada. Pero si la novela que tenemos entre manos lleva por título Venganza criminal todo lo anterior se multiplica de forma exponencial. Es como asistir a una película de Alfred Hitchcock…, los momentos de tensión son máximos, las descripciones son más que minuciosas e incluso las imágenes que nos llegamos a formar pueden producirnos rechazos. La maldad humana está presente en gran parte de la historia.

          Joaquín Lloréns tiene la maestría de llevarnos, como cogidos de un ronzal, hacia donde a él le interesa en cada momento – él dirá que son los personajes -. La historia está narrada en tres niveles, dos de ellos tienen las voces de Beatriz y Alberto. Los lectores que vayan siguiendo a esta pareja no se sorprenderán de la relación ¡¿paterno- filial?! que mantienen dichos narradores; por el contrario, aquellos que se acerquen por primera vez se verán sorprendidos, y les aseguro que quedarán atrapados por dichos personajes, así como por las armas que usa Beatriz.

          Al regresar de la playa de Son Serra de Marina, en Mallorca, Beatriz Segura, la investigadora licenciosa, es testigo de un accidente mortal de carretera en el que está a punto de verse involucrada, resultando milagrosamente ilesa. Al llegar a su casa recibe una llamada de Alberto Medina, su mentor y amante, paralítico de cintura para abajo desde hace unos años a raíz de un atentado en Indonesia. Le pide que acuda de inmediato a El Gurugú, su casa de Denia. Allí le informa de que Anxo Páez, el jefe de un clan gallego de narcotraficantes, acaba de salir de la cárcel tras cumplir condena. Alberto le detuvo cuando aún trabajaba para el CESID y durante el tiroteo que se produjo cuando asaltaron su vivienda mató accidentalmente al hermano de Anxo. Éste juró vengarse y cada año se lo ha recordado mediante cartas anónimas.

          Muchos son los sucesos que tienen lugar desde la excarcelación de Anxo. Alberto teme por la vida de todas las personas próximas a él. El enfrentamiento es tan poderosos entre Anxo y Alberto que sólo puede acabar de una forma: con uno de los dos muertos. Beatriz, sin proponérselo, se convierte en la pieza clave que decidirá quién de los dos hombres acabará con el otro, pagando el precio más alto que jamás pudiera haber imaginado.

          Admiro al autor por ser capaz de meterse en la personalidad de Beatriz –confieso que no sé si Joaquín está dentro de Beatriz o por el contrario Beatriz ha poseído a Joaquín -, ya que la manía por el detalle, creo, es femenina, y conozco a muy pocos hombres que tengan el “detallismo” por bandera. Asistir al acto en el que Beatriz se viste es como asistir a esas comidas en las que nos recitan cada uno de los platos con todo lujo de detalles, al igual que sus sesiones de maquillaje. Esta obsesión por el detalle lo lleva, así mismo, al acto de beber, de comer y de…, digamos de mantener relaciones sexuales. Por todo ello lo he bautizado como “el maníaco del detalle”. Esto no es malo, al contrario, enriquece la historia y posiblemente al conocer al detalle al personaje sufrimos más con él.

          Una venganza criminal que nos mantiene en diversos planos tensionales a lo largo de todas sus páginas, el plano criminal y el plano sexual. Cada lector buscará recrearse en uno u otro, complementándose ambos, lógicamente. La serie sobre Alberto/Beatriz es otra cosa dentro de la novela negra nacional e incluso internacional.

          ¡Joaquín no cambies!
Francisco Marín Pérez

Venganza criminal; Joaquín Lloréns

Baile del Sol 2015. 238 págs. 14,00 €.