Cartagena Negra

Cartagena Negra

domingo, 18 de septiembre de 2016

CRÓNICA CARTAGENA NEGRA 2016

CARTAGENA NEGRA 2016: EL SUEÑO HA CRECIDO

Artículo publicado en la revista Sólo Novela Negra:
http://solonovelanegra.com/cartagena-negra-el-sueno-ha-crecido/

          Apagadas las luces de esta segunda edición de Cartagena Negra, el balance no puede ser más positivo para unas jornadas que sólo tienen dos años de vida. Un sueño que ha crecido en poco tiempo hasta convertirse en una realidad aceptada e incorporada ya al calendario de los festivales negros del resto de la geografía nacional.

          Y esa realidad se debe a dos factores fundamentales, por un lado a los autores que han visitado la ciudad portuaria, y por otro al público cartagenero, que ha llenado las salas día tras día demostrando que el interés por la literatura no es algo baladí, y que cuando se le ofrecen actividades de calidad el espectador es capaz de responder de manera muy satisfactoria.

          Todo comenzó con un magnífico diálogo negro-literario entre Rosa Ribas y Ernesto Mallo, tras una inauguración en la que la música estuvo presente gracias a la intervención de la Unión Musical Carthagonova, que nos regaló fragmentos de cuatro películas emblemáticas: El tercer hombre, El padrino, Casablanca y El golpe. Con semejante preámbulo, no era extraño que los dos autores que rompieron el fuego lo hicieran de manera muy brillante, y la naturalidad de Rosa Ribas y el ingenio de Ernesto Mallo cautivaron al auditorio, que previamente escuchó el manifiesto contra la violencia de género que se lee en todos los festivales negros.

          Y así continuó siendo el resto de la semana, en la que los autores departieron con los miembros de los clubes de lectura que coordina la Red de Bibliotecas Municipales de Cartagena, tal y como pudieron comprobar Esteban Navarro, Rafael Guerrero y Manuel Moyano (además de cinco autores más en las jornadas sucesivas), a quienes se unió en la mesa redonda posterior Pablo de Aguilar, en una jornada que cerró de manera multitudinaria el gran Fernando Marías con su monólogo Esta noche moriré, un colofón que dejó a los lectores pensativos acerca del peligro que encarna La Corporación.

          Clara Peñalver, Empar Fernández, Estela Chocarro y Graziella Moreno fueron las protagonistas de la siguiente jornada. Además de participar en los clubes de lectura, demostraron a los asistentes la inutilidad de la distinción de géneros en la novela negra, y probaron que cuando una novela es buena da igual a quién corresponda su autoría. Se rompieron muchos tópicos en esa sesión, y el punto final lo puso el grupo Stravaganza, con el escritor Santiago Álvarez a la guitarra, un grupo que se reunió veinte años después para regalar un magnífico concierto a Cartagena Negra.

          Casi como otro concierto podríamos calificar la actuación de Juan Ramón Biedma, Carlos Salem y Jerónimo Tristante, tres autores y amigos que muestran una química impresionante en los actos en los que participan, y a los que a veces cuesta trabajo gobernar. Ellos dejaron en bandeja la última jornada a Lorenzo Silva, Nieves Abarca, Vicente Garrido, Joaquín Llorens y Claudio Cerdán, quienes pusieron la guinda al festival en la mesa redonda más abarrotada de todas.

          Pero amén de lo que podríamos llamar académico, Cartagena Negra ha tenido ojo como para preparar otras actividades que complementasen a las mesas redondas literarias. Hemos disfrutado de dos sesiones sobre la mentira y los crímenes en el mundo virtual coordinadas por Ignacio del Olmo, el Comisario Jefe de la ciudad, asistido a las presentaciones de los nuevos títulos de Rubén F. Uceda, Juan Ramón Biedma y los ya citados Lorenzo Silva, Nieves Abarca y Vicente Garrido. Hubo tiempo para que los dibujantes del colectivo Cuatro Gatos diseñaran nuevas portadas y recreasen los rincones de la ciudad que vieron la muerte del afamado delincuente El Chipé. Y no faltó el hueco para los concursos de cortometrajes y relatos negros, ganados respectivamente por el joven Álvaro Carmona y Juan Pons.
 
          Fueron cinco días frenéticos en los que los que tratamos de acoger a los autores con todo el cariño posible, y en los que intentamos ofrecer a los lectores un panorama variado e interesante. Esperamos haberlo conseguido, porque para ello contamos con un equipo extraordinario capitaneado por Francisco Marín y quien esto escribe, junto a Manuel Acosta, Salvador Martínez, Aniceto Valverde, Ana Ballabriga, Mateo Ripoll y Susana Figuerola.

          Ahora toca ir preparando la próxima edición, con la misma ilusión que hemos preparado ésta, y sin olvidar los agradecimientos correspondientes, desde el Ayuntamiento de Cartagena hasta el Diario La Opinión, ISEN Centro Universitario y Míster Witt Cafetería, pasando por el Hotel Los Habaneros, Librería Centro, Museo del Teatro Romano, Librería Santos-Ochoa, Cuatro Gatos, Judit Centro de Formación y la Red de Bibliotecas Municipales de Cartagena. Un buen número de colaboraciones que nos da la tranquilidad suficiente como para seguir trabajando y honrando a la novela negra.


Antonio Parra Sanz















jueves, 11 de agosto de 2016

TODOS LOS SOSPECHOSOS


CARTEL CTNEGRA 2016


PROGRAMA CTNEGRA 2016


LORENZO SILVA EN CTNEGRA 2016


NIEVES ABARCA Y VICENTE GARRIDO EN CTNEGRA 2016



FERNANDO MARÍAS EN CTNEGRA 2016


JOAQUÍN LLORENS EN CTNEGRA 2016


SANTIAGO ÁLVAREZ EN CTNEGRA 2016


sábado, 2 de julio de 2016

PÁJAROS QUEMADOS - JUAN BAS

Asfalto y polvo

          Dice Fernando Marías de esta novela que es como si Tarantino y Valle-Inclán se hubieran aliado para recorrer nuestra España, y no le falta razón al afirmarlo, porque Juan Bas le ha dado a la historia un tono ácido que encajaría muy bien con cualquiera de las dos personalidades, buenas dosis de sangre y dureza por el lado del cineasta, y un sobrado homenaje al ambiente del esperpento en muchas de sus escenas.

          Ya los dos personajes más o menos centrales, los Pájaros, a saber, El Guapo y Don Calores, parecen heredar la voluntad disonante de un Max Estrella y un Latino de Hispalis tamizados por el lumpen del siglo XXI. Pero es que todas las criaturas que pululan por estas páginas, o quizá sería más adecuado decir por estas carreteras, tienen en común haber sido marcadas en algún momento con el hierro al rojo de la derrota y el abandono.

          Con una estructura capitular de frenética velocidad, el bilbaíno Juan Bas nos va presentando a estos dos matones dignos que arrastran sus correspondientes equipajes de manías pasadas y presentes, pero también a una galería de derrotados que emprenden su camino buscando un resquicio nuevo para volver a empezar, para huir o ejecutar una venganza. Así encontramos a una política a quien parece que el partido el da la espalda cuando la van a imputar por corrupta, a una directora bancaria arrepentida por haber vendido preferentes y que añora a su hijo desparecido, a una familia árabe cruzando el país camino de Marruecos mientras sus miembros no comulgan con la extrema religiosidad del patriarca, o a otra familia española dispuesta a pasar unas vacaciones playeras sea como fuere, a un cura arrinconado por sus pecados carnales y a una puta por necesidad que se merece una segunda oportunidad.
 
          Y cómo no, hay gitanos de lengua tan fácil como el gatillo, un hostelero venido a menos, algún tiro que otro, persecuciones automovilísticas, sexo del bueno, o del otro, del que no arroja compromisos, sombras de póker que van y vienen, salidas del trullo, coincidencias asfálticas… Un combinado que Juan Bas sabe muy bien cómo ir administrando para que el lector no recupere el aliento hasta el final demoledor.

Antonio Parra Sanz

Pájaros quemados. Juan Bas.

Alrevés. Barcelona 2015. 205 págs. 16 euros.



martes, 7 de junio de 2016

I CONCURSO CORTOMETRAJES CARTAGENA NEGRA

I Concurso de Cortometrajes Cartagena Negra.

Se abre el plazo de inscripción del I Concurso de cortometrajes de temática negra "Cartagena Negra" que finalizará el 11 de julio de 2016. Se admitirán cortometrajes de ficción de cine negro, producidos a partir de enero de 2014, con una duración máxima de 10 minutos y que deberán de estar en lengua castellana o subtitulados al castellano. El premio es de 500€ y placa.

Más información: 


domingo, 27 de marzo de 2016

MALDITA VERDAD - EMPAR FERNÁNDEZ

MALDITA VERDAD

«El dolor busca siempre la causa de las cosas, mientras que el bienestarse inclina a estar quieto y a no volver la mirada atrás» Stefan Zweig (1881 -1942).

          Maldita verdad no es una novela negra al uso. No hay asesinatos truculentos, no hay policías investigando, no hay detectives..., bueno hay uno, que aún no está titulado y es de muy bajo coste. Yo diría que es novela psicológica, muy psicológica. Con algo totalmente claro: al cerrar el libro tenemos un mal sabor de boca asegurado, el alma dolorida y un montón de cuestiones pendientes. ¿Conocemos realmente a nuestros hijos, sobre todo a los adolescentes? ¿Sabemos de sus vidas más allá de la puerta de casa? ¿Qué es más dura: la verdad o la mentira? ¿Es bueno conocer siempre la verdad?

          Empar Fernández derrocha una prosa brillante y directa para dibujar con una precisión milimétrica a los personajes que desfilan por la historia; tanto principales como secundarios –algún secundario bastante inquietante-.

          Desde su divorcio, hace ya varios años, Olga Bernabé convive con su hijo Daniel, que se ha convertido en un desconocido de 17 años con el que apenas cruza alguna palabra. Una noche de finales de septiembre, Olga regresa a casa a medianoche, agotada tras una larguísima jornada en el hospital en el que trabaja y sintiéndose más sola que nunca. Comprueba que Daniel no ha cenado y que está acostado en su habitación con los auriculares puestos. Decide no despertarlo, pero lo que descubrirá al día siguiente la impulsará a conocer la auténtica vida de su hijo. De la mano de Raúl Forcano, un investigador en ciernes, retrocederemos en la vida de los protagonistas, hasta llegar a un suceso que quizás sea mejor seguir ignorando. Conocer la verdad resultará para los implicados una verdadera maldición.
 
          A lo largo de la investigación que lleva a cabo Raúl observamos que las redes sociales juegan un papel fundamental en toda la trama, Facebook sobre todo, ya que la difusión de acosos y difamaciones se puede perpetrar con bastante impunidad. Los miedos, las medias verdades, las apariencias juegan un importante rol en toda la historia. Historia que se debería leer sí o sí para dejar al descubierto cuan alejados estamos los unos de los otros y, sobre todo, de nuestros hijos. No es una novela sobre el acoso escolar... pero está presente. Tirando de ese hilo, Raúl Forcano se va implicando cada vez más en el caso, al tomárselo como un desafío personal ahondando en sus averiguaciones hasta que llega a la “maldita verdad”.

          Es la primera novela que leo de Empar Fernández pero no será la última. Cuatro partes y veintiocho capítulos que desfilan con interés y con rabia en muchos momentos, pero cuya lectura es muy recomendable.

Francisco Marín

Maldita verdad. Empar Fernández.

Ed. Versátil 2016. 276 pág. 18,00 euros.



lunes, 1 de febrero de 2016

EL JUEGO DE LOS CEMENTERIOS - CLARA PEÑALVER

Querer a un personaje

          Regresa Ada Levy en una segunda entrega en la que la joven detective ya se ha convertido oficialmente en tal, y en la que todavía anda a mitad de camino entre un nuevo caso y las secuelas que le dejó el anterior. Clara Peñalver mantiene el mismo formato del estreno del personaje, es decir, la redacción de un texto que Ada  crea por consejo de su psicóloga, una gran herramienta para que la trama llegue a los lectores de la mano de una primera persona directa, sin tapujos ni pelos en la lengua.

          El universo de la joven motera transcurre entre una madre liberal residente en Londres, una familia de acogida moral con un buen puñado de secretos, formada por Enrico y Carmina y el restaurante italiano que les sirve de domicilio, y Hugo, el hombre de los ojos diferentes, que hace todo lo posible por entender qué pasa por la cabeza de la periodista y así seguir ganándose el esquivo derecho de permanecer a su lado. Pero no hay familia sin fantasmas, y los que pululan por los recuerdos de Ada Levy son bastante testarudos, empeñados en ponerle difícil el hecho de olvidar lo ocurrido en la entrega anterior. En esta ocasión no hay víctimas ardiendo, sino una treintena de sepulturas iguales en otros tantos cementerios españoles, algo que está muy lejos de ser una casualidad y que espoleará la ingobernable curiosidad de la joven.

          Clara Peñalver se maneja muy bien entre los sentimientos de su personaje y la trama criminal, por eso se hace tan dinámica la lectura de sus novelas. Por otro lado, ha conseguido con sólo dos entregas algo que no resulta nada fácil, que el lector le tome mucho cariño a Ada Levy, que sufra con sus avatares e inquietudes, y que incluso le eche una mano a la hora de seguir estableciendo conclusiones. Una alianza que sin duda seguirá dando sus buenos frutos.

Antonio Parra Sanz

El juego de los cementerios. Clara Peñalver.
Debolsillo. Barcelona 2014. 366 pág. 12’95 euros.